Labios



Google
 

A veces me pregunto por qué eres tan callado. Tu mente parece divagar, se pierde entre los colores y al regresar, es desconcertante, intentas no perder el hilo de tu entorno. De ti apenas fluyen palabras, pero escribes sobre ellas. La paciencia no es tu mayor virtud, pero estrechan un compromiso entre la importancia y el deber. Me acerqué a ti mientras caminabas hacia la salida , volteaste al escuchar mi voz, pero tus ojos no chocaron con mi rostro, sino que se detuvieron en el rojizo de mis labios. Entonces, me pregunté; ¿quieres probarlos? 


Comentarios

Entradas populares