YOSELIN GONCALVES

Escribo terror porque es la única manera de proteger a todos mis monstruos

último libro

Los ocupantes

Es una novela que analiza los conflictivos vínculos entre los espacios y sus habitantes. Los lugares ocupados se entrelazan a los dramas sociales y los fenómenos inmateriales.

Cómpralo en Amazon
Sígueme en Goodreads

«¿Y qué podría hacer con esos sentimientos, a veces de miedo y otras veces de alegría, que yacen demasiado profundos dentro de mí como para que mi entendimiento los alcance? Tengo miedo de las manos insidiosas, oh Señor, que manosean la oscuridad de mi alma».

Yoselin Goncalves nació en Barquisimeto, Venezuela, el 21 de mayo de 1993 y cuenta también con la nacionalidad portugués. Es publicista, escritora y editora de la revista Weird Review. Es egresada del primer Programa de Formación de Escritores (PROFE) promovido por el Instituto Nacional de Cultura (INAC) en el 2017. Obtuvo una mención de honor en el Concurso Venezolano de Literatura Fantástica y Ciencia Ficción SOLSTICIOS, por su relato «La mujer del lago» en la categoría «fantasía». Su primera novela fue la bilogía El acecho de los inmortales (volúmenes I y II). No apagues la luz (Foro/taller Sagitario Ediciones) es su primer libro de cuentos. En el 2019 participa en el libro colectivo Evidencias, seis cuentistas venezolanos residentes en Panamá. (Foro/taller Sagitario Ediciones). En el 2022 participa en la antología de estudios sobre lo inquietante Arquitecturas inquietantes. Antología de relatos de casas encantadas (Eolas Ediciones). En el 2021 publica su tercera novela, Los ocupantes (Taller Blanco Ediciones). Ha sido jurado de distintos festivales de horror y también brinda talleres sobre ese mismo género.

Ha sido jurado de:
Jurado Cortometraje Internacional. Panamá Horror Film Fest (Panamá, 2019)
Jurado de Guion. Espanto Film Fest (México, 2021)
Jurado del Diplomado en Creación Literaria UTP (Panamá, 2022)

Eventos

Libros

Libros y publicaciones

Comprar
Comprar
Comprar
Comprar

«Ya no solo era la familia la que presenciaba las apariciones. La casa proyectaba sus espantos hacia afuera». – No apagues la luz.